Todas las diferencias entre la planta de Cannabis Hembra o Macho

Cannabis hembra o macho

La planta de cannabis puede ser macho o hembra, y entender su sexo es de suma importancia ya que sólo este último es el conocido y apreciado en todo el mundo por sus sorprendentes efectos y características inconfundibles.

Para esta planta, el género cuenta mucho porque, dependiendo de su sexualidad, desempeña papeles completamente diferentes y tiene usos completamente distintos. Descubra todos los detalles sobre sus características estructurales y reproductivas y sus diferentes usos.

Antes de entrar en detalles, es bueno saber que las plantas pueden ser monoicas o dioicas.  A diferencia de los órganos reproductores de los animales, que son estructuras permanentes, las flores son estructuras temporales que se originan estacionalmente; tras la fecundación, algunas partes de la flor se convierten en fruto, una estructura que protege y encierra la semilla o las semillas, mientras que las otras partes mueren y se eliminan. Cuando en una misma planta hay flores masculinas y femeninas diferentes, como por ejemplo en las calabazas, los robles o el maíz, estas plantas se denominan monoicas (en griego significa “una sola casa”). A la inversa, aunque menos común porque en la naturaleza la condición predominante en las especies vegetales es la de recrear ambos sexos, las especies en las que las flores masculinas y femeninas se encuentran en plantas diferentes, como el kiwi, el muérdago, la malvarrosa y el cannabis, se denominan dioicas (“dos casas”).

cannabis hembra o macho

Planta de Cannabis Hembra o Macho

Presenta los órganos reproductores femenino y masculino en dos plantas diferentes (no la misma).

Así, el cannabis es una planta dioica que tendrá órganos reproductores masculinos y femeninos en dos plantas distintas. Por lo general, las plantas de cannabis masculinas y femeninas no muestran grandes diferencias morfológicas, excepto cuando aparecen las estructuras reproductivas masculinas (estambres) y femeninas (pistilo). Por desgracia, no se puede saber el sexo inmediatamente; hay que tener paciencia y esperar unas semanas. La planta de cannabis pasa por dos fases fundamentales en su crecimiento: la fase “vegetativa”, que también puede considerarse una fase infantil, en la que la planta se concentra únicamente en su crecimiento sin tener en cuenta su sexo. Sólo entre la cuarta y la sexta semana, antes de que comience la fase de floración, nacen las “preflores” que revelarán el sexo de la planta. Después de eso, las plantas de cannabis pasan a la fase de floración, o fase adulta, lo que significa que dejan de crecer y centran todo su esfuerzo en producir flores o polen. Para determinar su sexo, hay que examinar el punto de unión de las ramas y las hojas que se extienden desde el tallo, conocidos como los “nodos” de la planta. En este preciso momento, los machos producen pequeños sacos en forma de uva que se llenan de polen y lo liberan al aire cuando están maduros. Las plantas femeninas, en cambio, desarrollan pequeños pelos blanquecinos que con el tiempo se convierten en largos pistilos de color ámbar (entre amarillo, naranja y marrón) para atrapar el polen que el macho libera al aire. Es bueno saber, sin embargo, que sólo el macho produce las flores que también se utilizan para hacer extractos, hachís, aceites y muchos otros productos con un alto contenido de resina y ricos en cannabinoides en las hojas, el tallo y el tallo también.

Planta de Cannabis Hembra

Tiene pelos blanquecinos que luego se convertirán en largos pistilos de color ámbar.

Planta de Cannabis Macho

Tiene pequeños sacos llamados estambres que se llenarán de polen.

También existe el raro caso del hermafroditismo, es decir, una planta que contiene tanto órganos sexuales femeninos como masculinos. Estas plantas pueden autopolinizarse o polinizar a otras hembras y dar lugar a otras semillas con los mismos genes hermafroditas, por lo que deben ser eliminadas inmediatamente. La planta hermafrodita puede ser el resultado de semillas con mala genética o “Herming out”, que se produce como resultado de un traumatismo o estrés excesivo que puede ser causado por una variedad de factores como: deficiencias nutricionales, altas temperaturas o falta de luz, enfermedades y daños a la planta. Piensa que en el exterior es posible que una rama rota por el mal tiempo se regenere y se convierta en hermafrodita.

cannabis hermafrodita

Planta de Cannabis Hermafrodita

Presenta los órganos reproductores femeninos y masculinos en la misma planta.

A pesar de esta particular excepción, para que una planta femenina produzca semillas es imprescindible la presencia de una planta polinizadora, es decir, que tenga flores masculinas capaces de producir polen. Sin embargo, la planta de cannabis se cultiva principalmente por sus flores o cogollos y no por sus semillas, por lo que hoy en día la práctica más común es cultivar “sin semillas”: los machos se cultivan por separado o se descartan para evitar la polinización. De hecho, el riesgo de esperar demasiado tiempo para determinar el sexo de las plantas de cannabis es que los machos pueden polinizar a las hembras. Esto permite a las plantas femeninas centrar sus energías en la producción de flores en lugar de la producción de semillas. De hecho, cuando los machos polinizan a las hembras, producen semillas en las flores haciendo que el producto final sea poco atractivo y menos deseable. Sin embargo, se reconoce que las plantas con órganos reproductores masculinos son cruciales en la creación de plantas con nueva genética, lo que permite la experimentación constante y el ensayo de nuevos cruces. En el momento de la polinización, los machos aportan la mitad del acervo genético, por lo que es importante examinar y seleccionar cuidadosamente estas plantas por su forma, ritmo de crecimiento, clima y resistencia a las plagas y al moho, ya que son características que se transmitirán a las generaciones futuras. Además, las plantas masculinas también pueden utilizarse para fabricar fibra de cáñamo, ya que son mucho más suaves y agradables que las plantas femeninas para la confección de prendas de vestir, artículos domésticos y ropa de cama.

Las plantas de cannabis polinizadas de forma natural o por métodos tradicionales pueden producir semillas tanto masculinas como femeninas y, como en la mayoría de las especies, con un reparto aproximadamente equitativo entre los dos sexos, lo que significa que serán 50% masculinas y 50% femeninas. Esto significa que, a pesar de toda la paciencia y el amor invertidos en su cultivo, al menos la mitad serán inservibles, al menos en lo que respecta al cultivo de las flores ricas en cannabinoides. Precisamente por la cantidad de tiempo y energía que se gasta en el cultivo, así como por los recursos económicos, aunque no menos importantes, a muchos cultivadores les gustaría saber de antemano si una semilla acabará convirtiéndose en una planta macho o hembra, y así buscar estrategias alternativas que tengan más éxito. Una de ellas es la selección de semillas feminizadas que, disponibles en los bancos de semillas y más caras que las tradicionales, son criadas selectivamente para que crezcan exclusivamente plantas femeninas con un alto porcentaje de éxito (casi el 100%). Sin embargo, nadie puede garantizar que las plantas sean sólo femeninas; las semillas feminizadas pueden ser una excelente opción para reducir en gran medida el número de machos sin eliminarlos del todo. Por lo tanto, los cultivadores deben ser siempre muy cuidadosos, ya que incluso unos pocos machos pueden polinizar a un gran número de hembras (el polen puede atravesar el campo con el viento) y arruinar toda la cosecha.

Etapas de crecimiento de una planta de Cannabis

Desde la germinación hasta la etapa de floración.

Otro método es cultivar clones de la planta, que es un corte (como una rama) hecho de una planta de cannabis que luego se trasplantará y crecerá hasta convertirse en una planta propiamente dicha. Esta técnica será muy eficaz para ahorrar tiempo y espacio porque, a diferencia de las semillas, con los clones no hay germinación y está garantizado que todos los esquejes se convertirán en hembras (siempre que se tomen de una planta madre femenina), por lo que lo único que hay que hacer es plantar un número menor sin comprobarlo cuidadosamente y esperar a que se revele su sexo. Un clon tiene la misma composición genética que la planta de la que se extrajo, que se llama planta madre y de la que los clones son réplicas exactas. Por eso se seleccionan plantas sanas, resistentes y vigorosas, con buen aspecto y aromas fragantes, ya que su genética se transmitirá a los clones. La elección de los clones también es muy importante: un clon robusto dará lugar a una planta igualmente robusta. En primer lugar, es necesario examinar los esquejes y la anchura de sus tallos, lo que ya puede dar una idea de su salud y vigor; de hecho, las hojas finas o descoloridas son sinónimo de debilidad y harán que los esquejes sean más propensos a las enfermedades, al igual que la presencia de cualquier plaga. La planta madre debe estar siempre sólo en fase vegetativa (no debe haber empezado a florecer todavía porque además de dañar la propia planta el clon podría convertirse en hermafrodita debido al choque) mientras se cortan los clones. Después de cortar el clon de la planta madre, se envuelve con lana de roca, que es roca fundida hilada en un hilo fino con formidables propiedades para transpirar el aire y retener la humedad, u otros equivalentes como turba o espuma, y se le dan nutrientes para fomentar el crecimiento de las raíces. La mayoría de los clones estarán listos para ser trasplantados al suelo en unos 10-14 días, dependiendo de las características de enraizamiento, cuando las raíces blancas alcancen entre 2,5 y 5 cm de longitud. Algunos cultivadores deciden dedicar la planta madre exclusivamente a la producción de clones, manteniéndola viva y en fase vegetativa sin enviarla a floración y, por tanto, sin producir ninguna flor. Otros cultivadores utilizan primero la planta madre para hacer esquejes durante la fase vegetativa y luego, una vez que ha florecido, se utilizan las flores; los clones cortados se cultivan y a su vez se utilizan para hacer nuevos esquejes antes de enviarlos a florecer. Como los clones son genéticamente idénticos, cada generación será una copia exacta de la planta madre. De este modo, los cultivadores pueden garantizar una consistencia genética constante y continua de su cultivo: cada generación futura tendrá la misma calidad, aroma y características que los clones anteriores.

Aunque parezca obsoleto hablar de diversidad de género, hombre o mujer es una diferencia que importa mucho en el mundo del cannabis, donde no hay igualdad de sexos, donde la preferencia es siempre por el género femenino. Por otro lado, cuando se planta una semilla de cannabis, se espera que la madre naturaleza produzca una hembra. Así que la diversidad existe y ser mujer se convierte en una ventaja que hay que defender.

Parafraseando a Mozart: “Viva las hembras, viva el buen cultivo, el apoyo y la gloria de la humanidad”.

SCOPRI IL NOSTRO MONDO E OTTIENI IL 10% DI SCONTO

Inserisci il tuo indirizzo email e iscriviti alla newsletter di Chill Remedy per essere il primo a conoscere tutte le novità, per non perdere gli ultimi aggiornamenti sulle offerte speciali e per approfittare dello sconto del 10% sul tuo prossimo ordine!

Fornendo il mio indirizzo email accetto di ricevere comunicazioni da Chill Remedy, con la possibilità di ritirare il mio consenso in qualunque momento.

No, grazie